OLYMPUS >
TETSURO SHIMIZU

TETSURO SHIMIZU

Me duele todo. Siento como si me fueran a arrancar las orejas, las mejillas, las puntas de los dedos. Pero peor que los granos de arena que trae el viento es el frío que va acuchillando mi piel. Si me quedo mucho más tiempo expuesto al viento, seguro que me quedo congelado. La mayoría de gente se piensa que el desierto no es más que calor, pero esto no es precisamente así en el desierto de Gobi en Mongolia. El calendario marca el inicio de la primavera, pero el paisaje tiene retazos de nieve y la temperatura es de 16 °C bajo cero. Y con este tremendo vendaval, la sensación térmica es aún más baja. El viento es lo más peligroso del desierto.

¿Sabe? Los fotógrafos tienen que ser de los seres más locos. Lluvia, ventiscas, tormentas de arena... Cuanto más vivo la intensidad de la naturaleza, más me atrae y más deseo capturarla. Ni siquiera yo entiendo de dónde saco las fuerzas para seguir persiguiendo lo que tengo ante mis ojos hasta que mi cuerpo ya dice "basta".

El M.Zuiko Digital ED 7-14mm 1:2.8 PRO que utilicé en este viaje es un objetivo zoom gran angular de enorme apertura que te deja boquiabierto al mirar por el visor. Desde un lago en la desolada y congelada zona norte de Mongolia hasta las tormentas de arena del desierto, con este objetivo he podido fotografiar con la tranquilidad y la precisión que buscaba. Su funcionamiento perfecto en el desierto, mientras era despiadadamente azotado por la arena desde todos los ángulos, me hizo pensar en los maestros que lo crearon.

TETSURO SHIMIZU

TETSURO SHIMIZU

Japón

Graduado en el Nippon Photography Institute en 1995, Shimizu trabajó como ayudante hasta que se hizo fotógrafo autónomo en 1998. Fotografía desde paisajes hasta instantáneas o documentales. Ganó el primer Premio de fotografía Younosuke Natori en 2005 y es miembro de la Asociación de fotógrafos de Japón.