OLYMPUS >

GALERÍA DE PROFESIONALES

Adrian Rohnfelder

Adrian Rohnfelder

Mi debilidad por los paisajes solitarios y distantes y por los volcanes activos hace que los requisitos que le exijo a una cámara sean muy altos. Debe ser compacta, ligera y práctica en todo momento, incluso en montes empinados y travesías extenuantes. Como a veces me encuentro en condiciones extremas, con ceniza, humedad, frío y gases calientes y corrosivos, es absolutamente imprescindible contar con una carcasa robusta y resistente. Ni que decir tiene que la calidad de la imagen debe ser muy elevada. La intensidad luminosa y la estabilización de imagen son también importantes para mí, ya que, con todo el peso, no siempre puedo llevarme un trípode.

Para poner bien a prueba la OM-D E-M1 Mark II en condiciones extremas, elegí un recorrido en la zona alpina del Mont Blanc y en la isla volcánica de Islandia. La cámara debía demostrar sus capacidades en pleno alpinismo, con géisers hirviendo, cenizas volcánicas finas y húmedas cascadas. El objetivo debía ser capaz de capturar las formas, los colores, la belleza y el poder de un entorno hostil.

En los últimos años he utilizado un gran número de cámaras, entre las cuales algunas de ellas eran cámaras Olympus. Pero incluso la primera vez que la utilicé, tuve la sensación de haber estado viajando siempre con la E-M1 Mark II. Se asienta perfectamente en la mano, con seguridad, pero sin resultar molesta. Tiene un peso ideal y la puedes agarrar en cualquier momento para disparar al instante. También ha demostrado ser prácticamente indestructible. Cada día iba poniéndola más al límite hasta que llegó un punto en que la E-M1 Mark II tuvo que enfrentarse a un torrente de agua medio congelada. Y nada: ¡la cámara respondió perfectamente en todo momento!En comparación con el modelo anterior cabe destacar su autoenfoque, que es más rápido, y el estabilizador de imagen, que ha mejorado mucho. ¡Impresionante!De las numerosas funciones nuevas que tiene, la más importante para mí es la indicación de la batería, que muestra el porcentaje exacto, y la reducción considerable del tiempo de carga. O sea, que tras una pequeña pausa para tomar un café en la carretera, una batería vacía puede estar ya cargada al 50 %.También estoy completamente asombrado de poder filmar en 4K, lo cual me parece imprescindible para los programas multimedia actuales.

Después de las dos pruebas que he mencionado, puedo decir con total seguridad que me encantaría cambiar inmediatamente mi equipo actual por una OM-D E-M1 Mark II. En ambos viajes pude tomar fotos extraordinarias solo gracias a esta impresionante cámara.

Adrian Rohnfelder

Adrian Rohnfelder

Alemania

Cuando cumplió 6 años, a Adrian Rohnfelder le regalaron su primera cámara. Desde entonces, nunca más volvió a viajar sin llevar una encima. En 2008 hizo un viaje a Indonesia que le despertó el interés por las zonas remotas y los volcanes activos. En 2013, este fotógrafo autodidacta empezó a utilizar la fotografía como segunda fuente de ingresos. Los temas de este fotógrafo viajero y periodístico autónomo abarcan desde los paisajes hasta la naturaleza y los documentales. Su lenguaje visual especial se caracteriza por imágenes llenas de color que expresan no solo la belleza, sino también el poder de la naturaleza. Sus trabajos se han publicado en revistas y periódicos nacionales e internacionales, y ha sido galardonado con prestigiosos premios de fotografía profesional. Además, Adrian Rohnfelder también presenta las experiencias en sus viajes como producciones multimedia.